Seleccionar página

Adicta al azúcar

¿Eres de las que no puede resistirse a un donuts? ¿Cuando te sientes mal solo sientes alivio con un atracón de bollos? ¿Sientes hambre y prefieres comer algo dulce? Entonces, probablemente, tengas adicción al azúcar: el principal culpable del envejecimiento prematuro y de algunas enfermedades asociadas al envejecimiento. El azúcar es la fuente principal de energía: la glucosa, pero el exceso de glucosa provoca una situación muy estresante a nuestro cuerpo: la glicación. Al aumentar la glicación se incrementan también los radicales libres, una de las causas del envejecimiento, y se produce una mayor acumulación de grasas. Esa dieta abundante en productos con harina blanca, azúcares refinados y comida rápida, esos donuts, caramelos y refrescos ricos en azúcares, aportan una dosis tóxica de glucosa a nuestro organismo. El azúcar es una trampa. Su consumo se convierte en un círculo vicioso lleno de altibajos: por una parte necesitamos energía que podemos satisfacer rápidamente comiéndonos un bollo, pero por otra, su efecto será muy breve. La energía que nos suministra el azúcar es efímera por lo que estaremos nuevamente en el comienzo del ciclo: otra vez la necesidad de consumir azúcar o hidratos de carbono de alta carga glucémica. ¿Las consecuencias…? Los excesos de azúcar y de alimentos de alta carga glucémica se traducen en nuestro cuerpo en falta de concentración, sobrepeso, arrugas, flacidez, malestar, desequilibrios hormonales y deterioro de la capacidad inmunológica de nuestro organismo. A medida que envejecemos nos cuesta más hacer frente al consumo exagerado de azúcar. Nuestros antioxidantes internos se hacen menos eficaces para atacar los radicales libres.

¿Qué vemos a través del diagnóstico personalizado? Las bolsas, las venas en la parte interior del ojo, la celulitis, la piel de naranja, la flacidez de la piel… son síntomas de que el cuerpo está inflamado. La responsable de esta inflamaciónes la ingesta exagerada de azúcar, sobretodo del azúcar refinada y de hidratos de carbono que se convierten rápidamente en azúcar. ¿Has visto lo que pasa cuando calientas azúcar? Los neurotransmisores necesitan estar limpios y libres de esa pegajosidad que le adhiere el exceso de azúcar y que les reduce su actividad. Las principales hormonas  que mantienen la juventud de nuestro cuerpo: insulina, glucagón, DHEA, hormona del crecimiento… no funcionan bien cuando están recubiertas de azúcar. Aunque no lo creas, librarte de la adicción al azúcar te hará sentir con más energía. Para hacer frente a los excesos de azúcar, el cuerpo gasta sus propias proteínas y ataca directamente al colágeno, del que depende, fundamentalmente, la  juventud de nuestro cuerpo. El colágeno es la proteína más abundante de nuestro organismo, pero también la que más afectada se ve por la glicación. El colágeno, junto a la elastina, se encarga de la resistencia y elasticidad de la piel, la firmeza de los músculos, la fortaleza de nuestros huesos y ligamentos. Con nuestro diagnóstico personalizado determinamos cuán dañado está el colágeno natural. Controlar los niveles de insulina es fundamental en el diagnóstico personalizado previo a cualquiera de los programas de bienestar y antiaging que diseñamos en nuestro centro de estética de Madrid. El diagnóstico personalizado que hacemos a través de programas informáticos y de aparatos especializados como Visia, Tanita y la foto de la córnea, nos ofrece un mapa completo del funcionamiento interno del cuerpo. Además de medir los niveles de grasa, el peso, la retención de líquidos y la masa muscular, nos permite saber cómo están los niveles de insulina. La adicción al azúcar tiene solución. Alcanzar y mantener el equilibrio correcto de proteínas, hidratos de carbono y grasas en la alimentación diaria, regular el metabolismo apoyándonos también en la nutricosmética, y atacar los daños que produce el azúcar con aparatología variada y masajes específicos, es la esencia de nuestros programas para controlar el peso, dotarte de vitalidad y energía y hacerte sentir guapa. Regular la insulina y la inflamación es la clave del bienestar y el antiaging. Hay alternativas al azúcar deliciosamente dulces: las frutas y los edulcorantes ofrecen una amplia variedad beneficiosa para el organismo. Cuidar aun más la selección de los alimentos y el equilibrio en la dieta diaria, nos pone en el camino del antienvejecimiento.

Etiquetas:

Esto también te puede interesar

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Cesta
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
whatsapp
correo
whatsapp